Blogs

Miembros: 0 member(s)

publicados ?

0

Clicks ?

0

Viral Lift ?

0%

User's Tags

Other Blogs

  • 05 Mar 2016
    No hay acto más profundo y hermoso que mostrarse totalmente desnuda, no es un acto reflejo, es un momento íntimo, y si las circunstancias lo permiten, delicioso. Y a pesar de estar totalmente consciente de que no hay deshonra en tal comportamiento la primera vez que me encontré totalmente desnuda frente a ese hombre no pude evitar sonrojarme y bajar la mirada, me recordé siendo niña cuando me descubrían haciendo alguna travesura, y ocultar la mirada era la forma más efectiva de encubrir mi falta de arrepentimiento…. Los nervios que no eran pocos hacían a mi piel más vulnerable a sus caricias, sentía sus dedos recorriendo mi cuerpo suavemente e instantáneamente recibía una descarga electrizante que llegaba a la parte más íntima de mi  cuerpo, y esa parte estaba empezando a humedecerse haciendo que mi respiración perdiera poco a poco su ritmo habitual. Cuando sentí que sus manos se detenían en mis senos no pude evitar estremecerme lo que parecía excitarlo más, acercó enseguida su boca y empezó a besarlos con locura mientras yo apagaba la razón y me fundía en el momento sin detenerme siquiera a meditar las consecuencias… La habitación hervía, me tenía aprisionada entre sus brazos y me llenaba de besos impidiendo que pudiera moverme, claro está en ese instante no hubiera dado ni un solo paso así la casa se estuviera incendiando. Sin previo aviso me recostó en la cama y con los ojos me devoró enterita mientras se acercaba sin prisas a satisfacer las ganas que inundaban mi cuerpo, justo cuando sentí su piel rozar la mía no pude evitar sonreír descaradamente lo que le hizo que me tomara fuertemente de las muñecas y elevara mis manos sobre mi cabeza tomando el control de la situación y esparciendo besos húmedos sobre mi torso haciéndome retorcer de placer; difícil precisar el tiempo transcurrido pero mientras más empeño ponía en liberar mis manos de su prisión más ardientes se volvían sus besos y más húmeda y dispuesta estaba. Me miró directamente a los ojos y suavemente negó con la cabeza ante mis fallidos intentos de liberación, separó su mano derecha e introdujo su dedo índice en mi boca, el cual saboreé descaradamente, sonrió y comenzó a dibujar círculos desde mis antebrazos hasta llegar a mis senos donde se detuvo un momento hasta continuar por mi abdomen y terminar en mi clítoris; para ese entonces yo ardía en deseos de algo más que besos y caricias pero parecía que esa era mi tortura encenderme sin llegar a consumirme, jugar sin llegar al premio… Realmente sabía lo que estaba haciendo con su mano y la sensación de saberme indefensa llevó mi excitación a un punto en que me costaba respirar y solo deseaba ser penetrada. Como si leyera mi mente me soltó las muñecas y giró brevemente a buscar un preservativo sin dejar de acariciar o más bien manosear mi clítoris y mi vagina, yo estaba a un paso del paraíso o del infierno pero no me importaba ya que tal era mi deseo que parecía que todavía me estuviera sujetando las muñecas por lo que no intenté bajar mis brazos y esperé pacientemente disfrutando las caricias que estaba recibiendo. Entre besos y caricias me penetró sin titubeos ni lineamientos y fácilmente me convertí en arcilla moldeable dispuesta a que hagan lo que quieran conmigo… Sentir sus embestidas mientras gemíamos de placer era más de lo que esperaba que la noche deparara, me giró y elevó mi cadera tocando con lujuria mis nalgas tomándome con fuerza y penetrándome como si fuera nuestro último encuentro, cuando mis piernas estuvieron sobre sus hombros fue imposible reprimir el orgasmo que sacudió todo mi cuerpo y pareciera que le sucedía lo mismo porque instantes después estaba sobre mí jadeante… Nunca he sido buena para los after party así que inventé rápidamente una excusa para ir al baño dejando en el aire todo lo que se pudo pero no se dijo…
    348 Posted by Yaha&Fher
  • 27 Mar 2016
    Las burbujas de la champaña hacen cosquillas mientras pasan por mi boca y es imposible evitar esa sonrisa cómplice que tanto te encanta, hoy me dijiste que siempre busco los extremos así que vine dispuesta a comprobar tu afirmación, y aproveché para lucir ese vestido inocente y no tan inocente que te encanta… Estamos en este bar como un par de amigos que vienen a tomarse un trago nada de tomarnos la mano, nada de besos cariñosos, unos amigos que se miran nerviosos, ansiosos y excitados… Sé que nos encanta esta cacería pese a que conoces muy bien a tu presa y vaya que hoy es uno de esos días que parece que no vamos a poder jugar mucho tiempo, mi boca se muere de ganas de probar no solo tu boca y sonrío más de la cuenta lo cual parece que aumenta más la emoción del momento… Perdidos como estábamos en estas bromas solo nuestras, en estas provocaciones donde sin querer el vestido subía más de la cuenta, y nuestros cuerpos se buscaban desesperadamente sin encontrarse una caricia, un suave desliz de tu mano en mi pierna y siento como me humedezco toda, como muerdo mis labios demasiado fuerte esperando, anhelando algo más… Mas somos brutalmente interrumpidos por este amigo inoportuno que viéndote en el bar se acerca a saludar sin imaginar que somos pareja y que este es un juego del cual no sabemos su final…. Le invitas una copa y haces las debidas presentaciones, ojo dijiste que soy una amiga, bendita señal para coquetear a mi antojo y ver cuánto resiste tu amigo antes de intentar algo más… Es un locuaz amigo que nunca se enteró de tu presente, que te recuerda del pasado y que nunca se enteró de mi existencia, esa pequeña información fue suficiente para que la estrategia cambiara…. Me levanto al baño y al volver me siento entre ellos con la excusa de que me están dejando a un lado  y que también quiero enterarme de sus aventuras juveniles mientras cruzo la pierna dejando mi pie justo entre sus piernas obvio sin querer y le sonrío inocentemente mientras les pido que continúen charlando hasta que se olviden de que yo estoy ahí, siento su pierna rozar mi pie y un choque eléctrico que me recorre la espalda, eso hace que entre en confianza y mueva el pie al ritmo de mi voz tocando sin querer todo a mi alrededor… Después de unos tragos te levantas y sin querer me empujas hacia él, situación que es demasiado bien recibida por tu contraparte lo que me hace pensar que fue más una estrategia de ustedes dos y vaya que me estoy mojando con este comportamiento… mientras estamos solos recibo unas cuantas caricias y al ver que no me opongo se acerca y me roba un beso, un ardiente beso que hace que me tiemblen un poco mis piernas, sé que debes estar cerca viéndolo todo y eso me calienta más, no puedo creer lo fácil que nos resulta intercambiar sonrisas, caricias y uno que otro beso y aunque él está más preocupado por tu regreso yo sé que eso va a tardar más de lo esperado, debes estar tan caliente como yo imaginando como tu amigo se muere de las ganas de tocarme el trasero… Esta vez soy yo la que da un paso más y le tomo de los hombros y le digo creo que tienes algo aquí y me responde donde y le paso la lengua por el borde del labio sonriendo le respondo aquí, no pierde el tiempo y me besa desenfrenadamente tocándome la espalda y deslizando su mano a mi trasero el cual sin disimulo lo aprieta hasta llegar a mi hilo el cual a estas alturas está tan mojado que debe darse cuenta que me gusta lo que está haciendo…. Pasan unos minutos donde nos dedicamos a tocarnos sin ser interrumpidos hasta que veo de reojo que estás acercándote a la mesa con esa sonrisa tan tuya que me derrite… después de unos tragos nos despedimos todos como amigos y quedamos en volver a vernos para disfrutar de los tragos pendientes esta vez en una casa… las sonrisas vienen y van, intercambiamos números y nos despedimos con más ganas que al iniciar la noche...
    338 Posted by Yaha&Fher
  • 21 Jun 2016
    Siempre me he caracterizado por ser coqueta y amigable, combinación que no siempre es bienvenida ya que se puede prestar a malos entendidos puesto que los hombres lo entienden como una invitación a propasarse y algunas mujeres no ven muy bien esta forma de ser, y a pesar de todos mis intentos de ser lo más seria posible en mi ambiente laboral, éstos resultaban infructuosos cuando el mencionado cirujano entraba a la oficina por cualquier trámite administrativo. Risas, frases con doble sentido y mucha cercanía invadiendo mi espacio personal era todo lo que después de muchos intentos él había conseguido pero no crean que no se me hacía durísimo resistir a la tentación lo que sucede es que nunca entendí cómo funcionaba lo de un buen polvo en la oficina y al día siguiente actuar como si nada, así que prefería mantenerme al margen en lugar de perderme y ser condenada al segundo círculo del infierno de Dante. Esas insinuaciones me producían tantas ganas que empecé a vestirme más provocativa en la oficina, llevaba mini faldas o enterizos con altos tacones lo que hizo que me ganara más de una mirada lasciva las cuales combatía con una sonrisa inocentona como quien no quiere la cosa. En fin, este juego del gato y el ratón se estaba alargando demasiado sin que se vislumbre desenlace alguno, hasta que por obra del destino o del diablo nos designaron para elaborar unos pliegos para la compra de fármacos, usualmente los médicos encargados en estos procesos dejan que se haga todo el trabajo y al final hojean y firman el resultado final, en este caso sucedió exactamente igual solo que el doctor no se acercaba a la oficina a firmar lo que estaba demorando el proceso, así que durante la hora del almuerzo me propuse acercarme a su consultorio para poder terminar el pliego y entregarlo. Al llegar al consultorio, golpeo la puerta y me recibe con una sonrisa tontorrona como si estuviera entrando a la guarida del lobo feroz, pero como nunca me creí caperucita roja entré resuelta a terminar el proceso laboral. Nos sentamos uno frente al otro en el escritorio mientras el revisaba el trabajo, luego de pasar algunas páginas me dice que en la página X hay un error y yo le refuto diciendo que lo revisé y que no hay error, ese fue mi error creerle, me pide que me acerque para que me indique lo que hay que corregir y yo confiada en que seguimos hablando de trabajo me acerco a revisar los “errores detectados”, cuál no sería mi sorpresa cuando mientras me indicaba los errores él sentado y yo reclinada su mano se desliza suavemente por mi espalda como dándome un abrazo pero casi llegando a mi cuello, no me muevo para ver de qué va a ser capaz pero le indico que no se distraiga que tenemos media hora para terminar este proceso… Siguió revisando el trabajo mientras me acariciaba dulcemente la espalda, yo ese día traía un enterizo rojo con negro que se anudaba en el cuello y él jugaba con la cinta resultante del lazo del cuello haciéndome cosquillas mientras hablábamos de cosas serias. Se levantó de la silla para buscar una carpeta y yo seguía reclinada en el escritorio leyéndole las últimas hojas sin fijarme que ya había regresado y se había situado justo tras mío, sin darme tiempo a nada haló las cintas del enterizo y logró que el lazo se perdiera mientras caía sobre mis brazos dejando mis senos al descubierto puesto que no llevaba brasier… Me sujetó fuertemente y me apretó los senos casi haciéndome daño apretujándome contra a él sin dejarme respirar y haciéndome sentir como su pene quería escapar de su vestimenta verde de operación. Inútilmente intenté deshacerme de él provocando que mi trasero hiciera fricción contra su cuerpo calentándolo más… Deslizó mi enterizo hasta el suelo y me empujó contra el escritorio para retirar mi hilo rápidamente y tocarme las nalgas sin reparo… en esta posición yo estaba ardiendo de deseo sin poder decir nada por el peligro de que alguien pudiera escucharnos, cuando por fin me penetró no hubo paciencia ni consideración fue sexo brutal y ardiente, donde se podía sentir el calor que despedíamos y que contrastaba con el frío escritorio al cual estaba adherida por las ganas…. No había tiempo para caricias ni pausas era el típico rapidito cargado de pasión por lo prohibido… no sé cuánto duró pero al terminar lo único que se me ocurrió fue señalar que se había arrugado una hoja del trabajo, reímos mientras nos acomodábamos y nos despedimos con la misma seriedad con la que saludamos llevándome por supuesto el trabajo firmado….
    277 Posted by Yaha&Fher
  • 05 Mar 2016
    No se trataba en entrar o no en razón más bien era una cuestión de lanzarse al vacío o seguir temblando en la orilla, y para estas alturas yo estaba con más ganas de ver el fondo profundo que este vacío traía a mi vida… No se concretaba nunca un encuentro por más intentos que se maquinaban, por más esfuerzos que ponía de caerme en ese vacio pero todo continuaba igual, yo mojándome en las noches pensando cuando podría probar todo lo que anhelaba y manteniendo la esperanza de que estas ganas serían saciadas como me lo merecía. Claro está que en mis fantasías siempre sabía que decir, que hacer, que insinuar para lograr mis objetivos; lo que nunca pude vislumbrar es que en la realidad él no conocía el libreto de mis fantasías. Cuando lo vi volví a ser la adolescente inquieta que no sabe que decir y que termina arruinando la conversación con frases sin sentidos y bromas tontas, pero ahí se mantenía él firme en su propósito de llevarme a la cama como si toda esta conversación fuera una prueba más que superar para llevarse el premio y vaya que quería que se lleve el premio… Llegamos a su casa a tomar una cerveza y conversar, claro que lo que menos deseaba es conversar solo quería que se acercara y me callara con un beso, que no se preocupe por los estereotipos o las formalidades y me desvista en la puerta de entrada si así lo deseara, pero una vez más él no sabía de mis fantasías así que tenía que esperar… seguimos conversando de cosas sin sentido hasta que mencionó que debía traer su cargador del dormitorio y por fin justo la pregunta que estaba esperando, me acompañas? Subimos como si el tiempo fuera nuestro con tanta calma que me estaba volviendo loca, sentía mi respiración agitada y sólo quería que todo terminara porque sentía que nada estaba saliendo bien. Al entrar a su habitación mientras buscaba su cargador me senté al borde de su cama y traté de mantener la conversación mientras tomaba la cerveza y francamente me armaba de valor, justo en ese momento sentía que no era el sitio donde debía estar… Pero cuando se acercó a mi oído y me preguntó esta vez ya no estás nerviosa?  Supe que era mi momento de actuar así que le pedí el baño y le dije antes de entrar que espero demostrarle que ya no estaba nerviosa Al entrar me saqué toda la ropa y me puse un baby doll negro de seda con un hilo negro y encerrando en el baño a mi conciencia salí con cara de inocencia… Creo que nunca he vuelto a mirar un rostro de asombro como ese, pero no era momento de preocuparse por ello, me acerqué al borde de la cama donde él me esperaba y di una vuelta como mostrando un vestido nuevo y solo dije espero que esto sea suficiente para probar que no estoy nerviosa… Me tomó por las caderas y me tiró en la cama con tanta fuerza que me olvidé que había sido yo la que provoqué esto, me besaba el cuello mientras sus manos recorrían mi cuerpo llegando a la parte que más le gustaba mi trasero; yo no sabía que hacer estaba totalmente excitada y asustada me sentía dominada por ese cuerpo que reclamaba el mío, por esas manos que más que desnudarme estaban devorando todo mi cuerpo, por esa boca que exploraba mi piel y esos ojos que ardían de deseo y furia por demostrar que podría complacerme… De repente se detiene completamente y siento que no puedo respirar, pero enseguida siento esas manos que me giran como si no pesara nada y me pone en cuatro y sin ningún aviso me penetra con tanta fuerza que dejo escapar un gemido que no parece importarle para nada, continúa sin detenerse mientras yo me olvido de todo y me mezclo entre el placer y el temor que me inspira esa versión de él… Me gira nuevamente tumbándome boca arriba en la cama, toma mis piernas y las sujeta las dos en su hombro izquierdo y mientras vuelvo a ser penetrada juega con mi clítoris sin detenerse siquiera ante mi expresión…. Solo siento lo que él quiere que sienta, no sé si decirle que pare o continúe, no sé si es placer o dolor, no sé cuánto tiempo ha pasado pero estoy a punto de tener un orgasmo y al verme retorcerme y gemir de placer intensifica las caricias a mi clitoris haciendome gritar de placer… no creo ser capaz de más pero él no ha terminado conmigo así que me toma de las caderas y las levanta y continúa penetrándome hasta que se viene dentro de mi dejandome casi sin aliento... Se tumba a mi lado y solo me dice: realmente eres una asesina… no sé si sonreir o devolver el cumplido así que me levanto y me dirijo al baño… me visto rápidamente y trato de reponerme y reponer el maquillaje perdido en la batalla… cuando salgo le encuentro acostado y se sorprende tanto de verme lista para irme que me avergüenzo un poco pero no tarda en vestirse para dejarme en mi casa. Nos despedimos como si nada hubiera pasado casi como si no nos hubiéramos conocido… antes de irse le dirijo una sonrisa inocente y me dice chao asesina...
    227 Posted by Yaha&Fher
Infidelidad consentida 92 views Jul 26, 2017
Quién diría que lo disfrutaría

Y a veces parece que las palabras brotan de la imaginación pero la sonrisa se dibuja en mi rostro y recuerdo cada caricia, cada detalle, cada sensación que inundó mi mente y me vuelvo a excitar, vuelvo a sentir mi ropa interior mojada y las ganas vuelven a aflorar....

No estaba segura de que me deparaba la noche sólo que esta vez estaba dispuesta a todo.... Al llegar fueron más los nervios de conocer un lugar como este donde la castidad y la prudencia eran los tabúes... y lo vi y todo se volvió tan claro que supe quie estaba en el lugar correcto...

Era solo un chico en medio de la multitud le sonreí y antes de poder meditar sobre lo que buscaba vi como él sin titubeos se movía hacia mi encuentro por el salón.... era lo que deseaba pero también me asustaba que las cosas se dieran tan fáciles en especial cuando se trataba de sexo....

Nos presentamos y comenzamos a bailar, no importaba cuál era nuestras metas y esperanzas esta noche solo era una oportunidad para saber hasta donde estaba dispuesta a llegar y cuando sus manos sujetaron mis caderas me olvidé de cualquier obstáculo premeditado que me impidiera seguir adelante...

Sabía que contaba con tu aprobación aunque a ratos no estaba segura, era esa mezcla de celos y excitación lo que resultaba confuso pero al saber que tu pene debía estar erguido al verme bailar provocativamente con él no me detuve sino que moví más mis caderas invitándolo a tocar más y más...

Cuando se acercó con todo el irrespeto posible me di cuenta que estaba excitada, el cuerpo parecía que actuaba solo, sonreía, le tocaba suavemente y me mostraba todo lo dispuesta que se podría para esta situación nueva, y dejé que me besara y me tocara por debajo de la falda mientras yo te dirigía una mirada que decía estoy caliente...

Luego de un prudente tiempo en la pista de baile nos dirigimos al sillón más cercano mi piel deseaba sentir más y mi mente se hallaba dominada por mi cuerpo que me gritaba no te detengas, y cuando te busqué con la mirada y te vi en el sillón de enfrente masturbandote descaradamente no pude evitar perder las pocas reservas que me quedaban....

Eras besos ardientes acompañados de caricias por todo el cuerpo y al poco tiempo solo cerré lo ojos y me dejé llevar y así sentí como varias manos me tocaban por todo el cuerpo eran diferentes formas de apretar, estrujar y saborear mi cuerpo que me hacían perder la razón y tú al frente disfrutando de este show improvisado dándote prolongadas caricias en ese pene que deseaba me penetre...

Y no sabía que era más fuerte si la música o mis gemidos pero no me importaba solo deseaba que esta sensación no terminara, y que nadie abandone sus puestos porque estaba a punto de tocar el cielo o de pisar el infierno..... y sentí como recibía el mejor sexo oral de esos tiempos mientras muchas manos seguían disfrutando de mi cuerpo y sabía que tú también lo estabas disfrutando....

Sentir como esa lengua recorría y saboreaba todos mis jugos me ponía más y más caliente así que tomaste el papel protagónico y me levantaste de ese sillón y me pusiste en cuatro en medio del salón y me penetraste profundamente casi con rabia mientras yo gemía víctima de un placer indescriptible, la verdad no importaba quien estuviera viendo o que pensaran, solo quería fundirme en esta maravillosa sensación hasta alcanzar el orgasmo...

No resistí mucho antes de desplomarme en la alfombra absolutamente satisfecha y sin una pizca de vergüenza, como deberían ser todas las experiencias....

 



Comentarios

s